Filosofía Marismeña

MODA EN CABELLO

MDH Ramón Larrañaga Torróntegui

Corto, largo, lacio, ondulado, al natural o al cabeza rapada, el cabello ha sido objeto de innovaciones, exhibir una moda en las diferentes épocas, y ha dejado al descubierto una forma de pensar y de sentir que se expresa mediante una gran variedad de estilos que van desde lo más práctico, hasta el peinado más complejo. Actualmente ya no hablamos de moda sino de tendencia, pues los estilos, peinados y cortes se plantean en razón de sugerir más que de imponer; tenemos libertad de elección y las cabelleras no responden más a una época sino más bien a la personalidad. Las mujeres que se mueven en los negocios llevan el cabello corto, elegancia que afirma su lado masculino sin renunciar al femenino y sin dejar de ser protagonista. Las resueltas por el largo, hacen gala de su sexualidad con orgullo y lucen su cabellera como símbolo de libertad, coquetería,  rebelión y creatividad.

Los gustos y aficiones griegas fueron heredados a los romanos, quienes además de las coloraciones rubias, descubrieron el glamor de las trenzas. Sus peinados y postizos rodeaban sus cabezas, las melenas dejaban caer algunos roles, o bien, portaban el cabello recogido. Al igual que las egipcias, aunque sin rasurar su cabeza, los romanos hacían uso de las pelucas como muestra de estatus.- El pelo de sus pelucas normalmente provenía de sus enemigos vencidos. Las mujeres egipcias de clase alta llevaban la cabeza totalmente rasurada y, usaban en la peluca incrustaciones de piedras preciosas o, rociadas con polvos de oro. Los celtas acostumbraban el cabello largo.

Para los hombres, era la expresión de su fuerza; para las mujeres, la expresión de su fertilidad. Lo largo en el hombre significaba fortaleza.- Sansón.- Dalila le corto el cabello cuando dormía acabando con su fuerza. Los griegos gustaban de usar el pelo largo con mechones ondulados, los cuales caían sobre la frente. Los rizos eran la señal simbólica de que el personaje era liberal, disfrutaba la vida, se relacionaba con el poder y la intriga palaciega.- Recordemos a Medusa, la mujer de la mitología griega a la cual sus rizos se convirtieron en serpiente y ella en una Gorgona con el poder en convertir a los hombres en piedra con solo mirarlos.

En cuanto a colores, en Egipto aplicaban pigmentos vegetales prefiriendo el color rojizo, caoba. Los griegos combinaban potasio, flores amarillas para dar un color rubio. En Roma para cambiar el color utilizaban el cebo de cabra y ceniza de haya. En la mayoría de los países encontraron que preparar azufre negro, miel de abeja, alumbre y exponerse al sol se iba tiñendo en color rojizo el pelo. El feminismo moderno trajo consigo el cabello corto en la mujer.- Antecedente simbólico de igualdad de género, su estilo tipo militar se impuso en la segunda guerra mundial. Vendrían los Beatles y los hombres adoptaron la moda del cabello largo, barba descuidada.

Actualmente los jóvenes de ambos sexos se tiñen el cabello del color de su preferencia, incluso de varios colores al mismo tiempo (Rojo, verde, amarillo, plateado, azul) Las mujeres recatadas continúan con su color serio rubio, castaño. Los estudios sociológicos adosan la idea que los hombres se inclinan por las rubias de piel no clara al parecerles muy sexys, finas y, que las morenas las prefieren en color rojizo ladrillo quemado ondulado. Si, el hombre va en serio con ella la elige recatada en el color de pelo, en cambio a la mujer con varios colores en su pelo piensan es vacía, no es sensata.- Especulan que la morena color marrón ondulado es pasional en materia de sexo y desencadena al instante sus fantasías.

Algunas religiones prohíben que el cabello se exhiba públicamente debido al mensaje erótico que emite para el sexo masculino, por lo que las mujeres lo cubren mientras que las religiones más estrictas que se rigen por la ley islámica, las obliga a llevar el cabello completamente cubierto. La iglesia romana, prohibió el pelo suelto en la mujer recomendando trenzas cubiertas con mantellina. El argumento fue que la coquetería despertaba los demonios en  los hombres y, la mujer era la causante de todo mal sexual. El fin de esta moda en usar peluca,  llegó con la guillotina en Francia, antes de la revolución, la moda eran las pelucas blancas, las enrollaban con cilindros de panadería para darles los roles, este es el antecedente de las tenazas actuales. – Actualmente las pelucas son empleadas por necesidad al perder el cabello por tratamientos agresivos, ocultar la calvicie. Las cabezas rapadas, fue un distintivo que la policía utilizo en los rateros significando cuidarse de ellos al verlos por la calle.

Comentarios Facebook