23.8 C
Mazatlán

Filosofía marismeña

Fecha:

HIJOS

MDH Ramón Larrañaga Torróntegui

Felicito a los padres que forjan hijos sanos, felices, protegidos, a esos que cumplen con su responsabilidad, que asumen su valor, y reciben ese honor de ser amados por un niño que lo vea como su guía, es un honor demasiado bello para tomarse a la ligera, demasiado hermoso y trascendental para no valorarse.

A los padres que no quieren serlo a pesar de que ya tienen hijos regados, aún están a tiempo, si se informan sobre los estragos que deja su ausencia en un niño, seguramente reconsiderarían su actuar, pedirían perdón a esos menores o jovencitos y cambiarían el curso de sus vidas. Si consideran que la mujer con la que engendraron un hijo es una persona que dificulta la relación con ellos,  asuman con valor enfrentar la situación, porque esa persona es la que cría a un hijo que ustedes, ambos lo trajeron al mundo,  no hay justificación de no luchar por ese derecho de ser parte positiva de la vida del hijo, pues a veces se lucha con más garra por asuntos ordinarios.

  Hombres, analicen  firmemente si en cada relación sexual desean dejar a la suerte o a que sea verdad que la pareja está usando método anticonceptivo y, la posibilidad de otro hijo. Para los que consideran que engendrar un hijo ha sido su mayor orgullo y realización en la vida, debiera ser quien ve a sus hijos  y los observa plenos, felices, de bien, con sentimientos nobles para sí y para los demás, los sabe  protegidos, no sólo hermosos.- La clave es que sea el padre  parte de la dicha y plenitud de ese ser que comienza la vida. 

Mi más sincero deseo es ver un niño contento, sano, con oportunidades, hasta la fecha he conocido con hambre, tristes, sin autoestima, confundidos, en la miseria, abandonados , abusados, enfermos, así como a otros contentos, amados, reconocidos por sus mayores guías.- Padres. He leído sus escritos y dibujos sobre como extrañan a sus padres que no conocen o no han vivido con ellos, y sé, así lo entiendo, que mucho dolor se podría evitar, quisiera ver más niños felices, y por ende, adultos plenos, sin historias de dolor que desgarran el alma. Todos fuimos niño, para ponernos en el lugar de los hijos, a menos que duela demasiado recordarlo, pero en todo caso, podríamos ser los privilegiados, los valientes de romper tradiciones familiares que marcan con miedos y dolores de por vida.

Hacer campañas de paternidad responsable, educación  sexual, salud reproductiva, enfermedades hereditarias, venéreas, salud mental, pobreza y autoestima para romper esquemas familiares, debieran ser prioridad para el gobierno, en los que consideren la vida del individuo, su capacidad de ser responsable sobre sus actos ante todo, pero con el derecho de recibir educación para potencializar esas capacidades y su nivel de toma de decisiones. 

Debiéramos reconsiderar las consecuencias de  la actual moda, de unos años para acá. La madre soltera,  ha sido parte de los discursos de funcionarios, candidatos de todos los partidos e instituciones gubernamentales, que sin duda muchas de ellas luchan por sacar adelante a sus hijos, pero en  esta nueva subcultura la mencionan  como si fuera una situación que la exime de responsabilidad, la victimiza y excluye.

 A los padres que no viven con los hijos que procrearon el gobierno debe exigirles cumplir con el derecho del niño, obligándolos a poner dinero para mantenerlos y su educación. Nos falta mucha responsabilidad, las mujeres no exigen cuando eligen con quien acostarse y nacen niños sin derechos a que les sean cubiertas sus necesidades básicas, para que tenga un pleno desarrollo físico, mental, emocional  y legal, así el comienzo  de ese menor seria apegado a las leyes, y no a la caridad o al sentido de indefinición porque su madre está sola enfrentando el mundo. No se trata de estigmas moralistas, ni de tener padre o no, sino de dejar atrás la etiqueta de desnaturalizados. Se trata de responsabilidad de nuestros actos y  la protección completa de los niños, plasmada en sus derechos.

 Algunas mujeres más que buscar el bienestar de sus hijos, usan a los menores para enfrentarse con el procreador, sin pensar en el grave daño emocional que generan en ese hijo, que lo menos que merece es recibir la protección plena de ambos, alejado de los conflictos que ellos mantengan. Siendo realistas a las personas nos falta mucho, para ser mejores personas bastaría con disminuir la violencia domestica que podría evitarse con padres responsables. Leyes de responsable ya existen, aunque habría que aplicarlas, quizás ajustarlas, darles el valor real que poseen para crear justicia, hacer una manera de vida de los derechos de los niños que ya está plasmados, y a la par brindar la orientación necesaria para educar  y concienciar a los ciudadanos.

Comentarios Facebook
spot_img

━ Similares

A pesar de la obstinación de la Fiscalía Estatal, juez difiere audiencia contra funcionarios universitarios para el próximo 27 de junio

Ante la obstinación por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), por celebrar la audiencia inicial en contra de funcionarios de la Universidad...

Mañana y Tarde sin parar, el trabajo que trae My-Lai Quintero

Con altas expectativas MC sigue entrando en colonias y barrios de Mazatlán. Mazatlán, Sin.- A escasos seis días de finalizar las campañas electorales, My-Lai Quintero...

Urge que el gobierno sea justo y apoye a los productores agrícolas: Cuén Ojeda

Héctor Melesio Cuén Ojeda, líder PASista y candidato a diputado federal por la Alianza Fuerza y Corazón por México, informó que el sector económico...

Controlado en un 90 % incendio forestal en Elota

– Autoridades municipales esperan que este jueves el fuego ya se encuentre sofocado en su totalidad El Aguaje, Elota, Sinaloa.- El incendio forestal presentado en...

Espacios dignos para el deporte ofrece Estrella Palacios, candidata de Morena a la alcaldía de Mazatlán

Más espacios dignos para el deporte y becas a jóvenes talentos para ayudarlos a destacar en competencias a nivel nacional e internacional, son dos...

Suscribete a nuestro boletin