27.2 C
Mazatlán

Filosofia Marismeña

Fecha:

SE REMATAN

MDH Ramón Larrañaga Torróntegui

Hospital general, se remata.- Existe la intención injusta en quebrar los hospitales generales al no destinarles recursos, sueldo bajo a médicos y trabajadores, dejarlos sin medicamento hacer ver a la sociedad que el hacerlos público privado les sobraran especialistas, camas, confort, tecnología diagnostica.- Los de3jan caer para justificar el negocio. Esperan invertir, ganar dinero, un buen negocio y para ello ya venden la idea. Es bueno que existan hospitales privados con estas credenciales capaces en prolongar la vida, recuperar la salud, mitigar el dolor. Nada hay en su contra, todo lo contrario pero no es motivo de alegría que estén arrastrando a los hospitales generales por la avaricia de quien nos gobierna para hacer negocio particular. Me resisto aceptar que la salud pública la convierta en negocio de unos en detrimento de los necesitados. El estado tiene un deber social, tiene la responsabilidad de dotar de lo necesario y no un negocio.

Estamos en una época de grandes cambios en la salud. Uno de ellos es la paradoja de que mientras acceder a ella nos parece que es una aspiración justa y un derecho, por su alto costo se ha tornado cada vez  más difícil  alcanzarla.  También es incongruente que siendo para la mayoría de las  personas una necesidad difícil en  conseguir, para unos pocos es sólo una oportunidad de  negocios. Entre esos pocos están  algunos prestadores de servicios sanitarios, compañías de seguros, proveedores de insumos como equipos y  medicamentos.

Las condiciones de sanidad general y las mejores  condiciones de vida de la población hacen que  los seres humanos vivamos mayor numero en años, pagando su  precios caro.  Diálisis renales, quimioterapias, trasplantes de órganos, incubación de prematuros, terapias intensivas y otros asuntos que salvan vidas y, a veces, la prolongan, a costo alto el que comúnmente se mantiene por años.

Este alto costo en medicamentos para enfermedades crónicas, así como el diagnóstico,  especialmente de imágenes y de laboratorio a los que los médicos  recurren para trabajar  con certezas. Las personas que pagan consulta privada y medicamentos son pocos en casos de enfermedades crónicas; la mayoría necesita de la protección social. El asunto es complejo y el sector salud mexicano no lo ha sabido resolver.- La salud es una necesidad irresuelta. Los hospitales generales en el país son la parte sensible que recibe a los que más sufren y en donde los que mayormente viven en la pobreza extrema se miran al espejo de los desvalidos de este país, los vulnerables no atendidos. El lugar donde se concentra la rabia social y sirve de escaparte en el discurso gubernamental.

Es el lugar del sufrimiento, dolor, sentido en desgracia al no contar o no ser nada en esta sociedad ante la eminente muerte por falta de dinero ante la enfermedad curable pero sin medicamento. Son centro de enseña a los jóvenes estudiantes de medicina quienes hacen lo imposible en dar buena cara, brindar trato digno, otorgar esperanzas, aprender a trabajar sin apoyos en medicamentos, aparatos de diagnostico o atenerse al obsoleto. Ellos saben que un hospital general en donde abundan las necesidades, las carencias no permiten trabajar, las camas son insuficientes, la lista en necesitados en larga, la espera para exámenes puede durar días y la intervención quirúrgica meses. Solo buen trato es con lo que cuentan los médicos y sus estudiantes, son un equipo comprometido donde el que falla es el gobierno en presupuesto asignado, tardanza en liberarlo, desviarlo o simplemente insuficiente. Es el lugar en donde todo enfermo se atora por una causa u otra. En el que la muerte de pasea sonriente ante la necesidad del enfermo.

El hospital general es el lugar que les debe a todos sus fiadores y sus deudas crecen sin capacidad en pago. En el que los familiares aceptan que su enfermo muere sin responsabilidad de los médicos ante la falta de todo lo que ocupaba para dar la pelea en el vivir. El lugar en el cual cada quien acepta su limitación, responsabilidad sin protesta, sin la fuerza necesaria para exigir que el gobierno no mal gaste los recursos en obras innecesarias pero que las justifica con la palabra de que viene programadas. Falla administrativa que hay que corregir. Perfeccionar la gestión, reconocer una realidad que el gobernante desconoce al atenderse en clínicas privadas que muchas veces el mismo es dueño. A los hospitales generales no se les reconoce su realidad, no existe aporte de ideas en financiar la salud a los que más la necesitan.

El gobierno desatiende esa necesidad. No hay dinero para hacer diagnósticos realistas, ni propuesta razonable para corregir. Quienes los dirigen viven en la vida hospitalaria privada, trabajan para ella, son insensibles con la situación. Prefieren enviar casos a sus clínicas para que sea el paciente quien pague los estudios, el servicio prestado y en esta forma contribuya al lucro privado. El privado trabaja para ganar dinero y a esa política responden.

Comentarios Facebook
spot_img

━ Similares

Impulsa Grupo Coppel la educación ambiental en coordinación con el Gran Acuario Mazatlán

? 10 mil personas podrán conocer el Gran Acuario Mazatlán (GAM) como parte de la alianza con Grupo Coppel y el apoyo del gobierno...

Seguridad Pública de Sinaloa y Protección Civil firman convenio de colaboración

• Se reforzarán las acciones preventivas, pero sobre todo la comunicación que permita mantener informada a la población Culiacán, Sinaloa.- La Secretaría de Seguridad Pública...

Que demuestren en audiencias que son inocentes, dice Rocha a los universitarios

*Acudir a las instancias judiciales correspondientes es la vía adecuada para concluir los procesos, abundó Culiacán, Sinaloa.- Cuando vamos contra la corrupción, la gente nos...

Dan banderazo de salida a manifestación de la UAS en la ciudad de México

*¡De rodillas nunca! Contingente de universitarios parte rumbo a la CDMX para informar a AMLO la atroz persecución política y el cerco mediático del...

Entrevista a Julio Zataraín, el ganador del Premio Nacional de Cuento José Alvarado

Por SILVIA CASTILLO ROMERO Julio Zatarain es autor del libro En qué piensan los gusanos cuando tienen hambre, ganador en el 2021, del Premio Nacional...

Suscribete a nuestro boletin